martes, 10 de octubre de 2017

Primera novela de Miguel Blanco. En la calle, Tau Editores. Cáceres. 2017

El martes  24 de octubre de 2017 presentación, en la Librería Universitas, de la novela a cargo de Manuel Pecellín



Puede adquirirse directamente en la página dela editorial Tau Editores o pidiéndolo a través de tu librería.

En el blog de Miguel Blanco se pueden encontrar referencias de su biografía y, específicamente, de los discos editados-


En la calle. Primera novela de Miguel Blanco. Tau Editores.
En la calle. Primera novela de Miguel Blanco. Tau Editores.
En el blog que Manuel Pecellín tiene en HOY (28/10/2017), se vierte la crítica que realiza de la novela que transcribo:

Una voz nueva, joven y prometedora, se suma a la bien nutrida pléyade de narradores extremeños (Luis Landero, Javier Cercas, Gonzalo Hidalgo, Ramírez Lozano, Pilar Galán, Julián y Javier Rodríguez, Susana y Martín Gijón, más un largo etc.). Nos referimos a Miguel Blanco, que acaba de publicar su primera obra, En la calle, título que da pistas sobre el drama sufrido por parte de los protagonistas aquí actuantes: el paro y los desahucios.
Natural de Badajoz (1980), donde tuvo su infancia y primera juventud, Blanco es Doctor en Física por la Universidad Pierre et Marie Curie de París, habiendo desarrollado labores profesionales en Suiza (CERN, Laboratorio Europeo de Física de Partículas Elementales), Argentina y Francia. Ahora reside en Madrid, donde participó muy intensamente en las actividades de protesta del 15-M.  Al mismo tiempo, tiene publicados dos discos con canciones propias, Preguntas y Ciudades. Son numerosas las referencias que se pueden localizar en el libro a estas pistas autobiográficas.
El personaje central de la novela es Isidro Mayoral, treintañero también afincado en Madrid con raíces rurales ya olvidadas. Indolente hasta la exasperación, antihéroe prototípico, dejó sin terminar Ingeniería de Telecomunicaciones (hace alguna intentona por concluirla), malviviendo de trabajos ocasionales, cada vez peores; de sablear a los amigos, que tampoco están para muchos trotes, y de los padres, hasta el divorcio de los cónyuges. (El marido es un empresario corrupto; la madre, su antítesis, una mujer valiente, laboriosa y solidaria, cada vez más comprometidas con asociaciones vecinales, que afrontará la pérdida del hogar sin desmoronarse).
Mayoral, un irredento “nini” (ni estudia, ni trabaja), perezoso y frívolón, debe ir recortando salidas nocturnas, alcohol, cafés, películas y otros gastos superfluos a medida que su situación económica se agrava, hasta la caer en la pura indigencia. Sobrevive, como otros muchos, esforzándose por mantener algún rescoldo de las movidas nocturnas por ese Madrid de la crisis económica y social, convertido en urbe implacable, tan bien descrito en estas páginas.
Otras figuras, si secundarias, añaden atractivas teselas a esta mosaico sociológico, tal la polifacética Luisa, cuya juventud no impide que tenga ya recorrido medio mundo, o Pedro José, el mejor amigo, un todoterreno impagable.
Aparte de su valor como retrato de época, la obra se distingue por la soltura del lenguaje en que se maneja el novelista, a modo de narrador omnisciente, y la frescura de los diálogos. Muy bien construido el relato, en el que van cruzándose historias múltiples, todas las cuales nos parecen más o menos comunes estos años últimos, la prosa decae ocasionalmente (cacofonías y términos repetidos con excesiva proximidad).  Miguel Blanco volverá a sorprendernos con futuras entregas, acaso no lejanas.


viernes, 29 de septiembre de 2017

La necesidad del Pacto por la Educación en España

En numerosas ocasiones se habla de la necesidad de un pacto educativo, sin terminar de concretar qué se quiere decir con esa reivindicación. Lo único que queda claro es que hay que parar esta continua aprobación de  leyes sobre educación que perturban el trabajo escolar. Pero para hablar de un Pacto sobre la Educación tenemos que aclarar si nos referimos a la educación en general, a la estructura del sistema educativo, a la necesidad de modificar y clarificar el currículo, definir con claridad el proceso de enseñanza/aprendizaje que deseamos para nuestros hijos y nietos, adaptar la educación a las necesidades del siglo XXI, determinar cuál debe ser la participación de los padres en el sistema, etc. Muchas preguntas que se obvian cuando se habla de una educación en crisis pero sin las cuáles no hay posibilidad de hacer un sistema educativo más eficaz.

Os dejo el artículo que HOY, me publico el 21 de marzo de 2017. Una pequeña reflexión sobre este problema y cómo debería abordarse.

La necesidad de alcanzar un pacto educativo es una idea que se repite como un mantra asumido que no admite discusión. Es complicado decir que se está en desacuerdo. El problema, y las posibles discrepancias, surgen cuando se quiere darle contenido concreto a un compromiso y se inicia el debate sobre qué problemas de la educación son más acuciantes y sobre las posibles medidas correctoras. Y, además, considerar cuáles serían los acuerdos de aplicación inmediata y cuáles deberían sobrevivir a los cambios de legislatura y vaivenes políticos.
Lorenzo J. Blanco Pacto por la Educación HOY
Algunas cuestiones sobre el pacto educativo.
HOY, 21/03/2017
No es una situación trivial como quiere presentársenos, y existen diferentes perspectivas para la educación y múltiples variables a considerar. De inicio, habría que aclarar si nos estamos refiriendo a la Educación en general, al proceso de enseñanza y aprendizaje que se desarrolla en los centros educativos, a la necesidad de conformar un nuevo currículo para el siglo XXI, o a la estructura del sistema educativo, por señalar algunas cuestiones que serían prioritarias. Y aclarar, también, si el objetivo de la educación es formar personas con una educación integral o le damos prioridad a la inserción en el mundo laboral, como se deduce de algunos informes internacionales al uso y al abuso. Esto solo por señalar cuestiones diferentes, aunque interrelacionadas, que forman parte del complejo mundo de lo que llamamos la educación y que por lo tanto debieran ser analizadas y acordadas en ese posible pacto.
Por otra parte, sería necesario determinar el compromiso de las administraciones nacionales y autonómicas para llevar a cabo los acuerdos alcanzados. No basta con firmar un acuerdo, ya que el entramado mundo de las administraciones en el Estado de las Autonomías hace que muchos acuerdos y compromisos alcanzados se paralicen en algún nivel administrativo. Existen numerosos precedentes.
Complementariamente, se haría necesario por parte de las organizaciones políticas el compromiso de considerar las propuestas concretas de los profesionales, docentes y/o investigadores de la educación donde haya acuerdo casi unánime. Los años de experiencia profesional, docente e investigadora, y de participación en tareas de gestión dentro del ámbito educativo me permiten afirmar que las administraciones educativas, nacionales y de comunidades autónomas, no valoran ni tienen en cuenta los estudios y conclusiones que los expertos proponen para mejorar el sistema educativo. En la mayoría de las ocasiones a pesar de haberlas costeado.
Sería fácil recurrir a estudios solventes para comprobar que hay situaciones a corregir que se mantienen desde hace mucho tiempo. Los resultados de las evaluaciones nacionales e internacionales sugieren que el sistema educativo es manifiestamente mejorable. Pero también podríamos señalar diferentes trabajos de observación o experimentales para comprobar que en la gran mayoría de las aulas de todos los niveles educativos (primaria, secundaria y universidad) los métodos expositivos tradicionales y los contenidos curriculares han evolucionado muy poco, aunque ya no se utilice la tiza y la pizarra. O sí.
Existen trabajos de investigación que muestran importantes desajustes entre los materiales curriculares (escritos y/o digitales) y los organizadores de los currículos, mientras que la administración mira hacia otro lado y los aprueba sin realizar ningún análisis serio de los mismos y sin tener en cuenta los de los expertos al respecto. Y eso por no hablar de las competencias cuya referencia parece más una retórica modernista y anecdótica que una realidad concreta en las propuestas curriculares y cuyo significado sigue sin concretarse en las aulas. Algunos hablan del ‘nuevo paradigma de las competencias’ sin conocer el significado de ninguno de los dos vocablos. En relación al uso de las tecnologías en las aulas se han marginado las recomendaciones de los expertos y se sigue insistiendo en el hecho de considerar más importante la posesión de la herramienta que lo que se pueda hacer con ella en relación al proceso de enseñanza y aprendizaje.
La formación permanente del profesorado está obsoleta desde hace muchos años, la ruptura entre la investigación educativa y la práctica profesional es evidente, y así otras situaciones que debieran ser objeto de  reflexión y acuerdo por las administraciones. Todo ello debiera considerarse en el Pacto Educativo.
Adaptar la educación al siglo XXI exige partir del trabajo en el aula, de la consideración de la investigación educativa, del papel de la educación en una sociedad tecnológica y global que nos toca,… con argumentos sólidos para que este cambio sea posible y duradero, permitiendo ‘aprender a aprender’ como exige el futuro inmediato. Insistiendo en una educación integradora y colaborativa que permita y favorezca el desarrollo de la persona en todas sus dimensiones. Donde el aspecto laboral es una más de ellas.
Finalmente, recordaré la necesidad de entender que el motor esencial de todo cambio educativo son los profesores. Así toda propuesta no puede ni debe hacerse sin contar con ellos. Es necesario que asuman conscientemente el cambio como algo necesario, asumiendo la importancia de modificar actitudes, contenidos y procedimientos, de profundizar en la innovación educativa, y que el desarrollo profesional es un continuo necesario en la actividad docente. Este último aspecto es competencia de los docentes pero la administración tiene la obligación de favorecerlo haciendo que la profesión docente tenga la importancia que se merece en toda sociedad avanzada.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Jesús Sánchez Mera



Era una época y lugar que nos permitió una relación entrañable e inolvidable a los niños que crecimos en los patios de Santa Marina. Estábamos un tiempo sin vernos pero en cada encuentro continuábamos la conversación como si la hubiéramos interrumpido el día anterior.


Jesús Sánchez Mera
Jesús Sánchez Mera
Hace unos tres años escribía acerca de Juan Carlos Bureo porque nos había dejado y su ausencia nos agitaba a todos los niños de Santa Marina, pero especialmente a los más pequeños. Fue un mala época para los Bureos. Desde entonces se fue Ana López y desde hoy les acompaña Jesús que parece ir, además, en busca de sus padres.
Aunque en los últimos años hubiéramos tenido poco contacto todos los que convivimos con él seguíamos su situación y la comentábamos con tristeza y alegría por los recuerdos que nos traía su evocación. No hacía falta vernos con frecuencia porque el sentimiento de amistad perdura en todos aquellos que crecimos junto en los patios. Jesús era del patio ocho y de los que se hacía notar y querer.
Jesús Sánchez Mera
Jesús Sánchez Mera

Mis recuerdos hacia él como niño inquieto, conversador hasta el infinito, preocupado por el entorno y por las personas de su alrededor, entrañable. Profundizamos la amistad en nuestra adolescencia cuando compartíamos inquietudes personales, sociales, culturales y religiosas, allá por los sesenta y setenta. Y muy buenos momentos en “el lati” jugando en una pista de tenis que nos hicimos y que cuidábamos como si fuera el mismo Wimbledon.
Jesús Sánchez Mera
Jesús en la primer actuación de Pablo Guerrero en Badajoz
Recuerdo los debates y propuestas en la JEC intentado aportar nuestro granito para el cambio de una iglesia que considerábamos no estaba con quien tenía que estar y no cumplía su papel. Los viajes en tren para asistir a reuniones nacionales compartiendo tiempo y lo que tuviéramos. Y las largas conversaciones con Vicente Robles sobre el sentido de la vida buscando comprender cuál era nuestro papel en la sociedad que nos había tocado vivir. Su participación en los primeros eventos contestatarios que se programaron en Badajoz era constante y sus inquietudes permanecieron a lo largo de su vida. Su participación en la Marcha andando para pedir la Universidad de Extremadura y en otras reivindicaciones propias de una persona inquieta y preocupada por crecer y ayudar a crecer a los demás.
Jesús Sánchez Mera
Jesús, en Guadalupe en la marcha andando a Madrid
para pedir la Universidad de Extremadura.

Luego, la vida nos llevó a lugares diferentes. Su vida se desarrolló largamente en Valencia de Alcántara como médico donde dejó una huella imborrable a juicio de los vecinos y pacientes que le visitaron.
A pesar de todo, la relación entrañable con Jesús siempre durará porque en nuestras raíces emocionales hay muchas ramas comunes.

Un abrazo, Jesús.

martes, 12 de septiembre de 2017

Los extremeños y la autoestima.


El Periódico HOY (12/09/2017) me publica un nuevo artículo acerca de la poca autoestima que, consciente o inconscientemente, manifiestan algunos extremeños. No entiendo porqué consideran que tengamos que ser menos que el resto de los españoles.
Os dejo el texto por si es de vuestro interés.

Los extremeños y la autoestima. Lorenzo J. Blanco Nieto. HOY (12/02/2017).
Los extremeños y la autoestima. HOY, 12/09/2017 Tren AVE
Los extremeños y la autoestima. HOY, 12/09/2017
Algunas manifestaciones recientes de resignación para aceptar tener menos y/o peores servicios que ciudadanos de otras comunidades me han sugerido escribir acerca de la poca autoestima que en ocasiones muestran algunos extremeños. Y creo que la reciente celebración del Día de Extremadura es fecha apropiada para ello.
Los escritos, en prensa y comentarios en las redes, están poniendo de manifiesto nuestras carencias sobre la falta de una red de comunicación ferroviaria y otras infraestructuras pero, al mismo tiempo, también muestran lagunas de algunos responsables políticos y colectivos de la llamada sociedad civil que parecen aceptar que sigamos siendo menos que los demás. El debate sobre el tren en Extremadura está siendo prolífico con diferentes aportaciones interesantes y cultas como la reciente relación entre el ferrocarril y el cine con la que nos agració recientemente Alejandro Pachón (HOY, 28/08/2017).
No voy a hacer referencia personales para evitar las polémicas estilo Sálvame que son tan frecuentes para dar respuestas a quien nos contradice o nos corrige. Lo que quiero es transmitir un sentimiento de rabia que me viene a la mente y al corazón cuando se intentan dar argumentos para evitar la protesta o asumir la discriminación.
En demasiadas ocasiones tengo la impresión que hay personas que admiten consciente o inconscientemente, que los extremeños seamos menos que el resto de los españoles, y que nuestros servicios sean peores, en calidad y cantidad. Es verdad que esto ha sido así desde hace muchos siglos, no desde siempre, pero eso no significa que debamos aguantarnos y aceptar nuestra situación como irremediable y sin solución. También es cierto que en los últimos años hemos mejorado nuestras infraestructuras y los servicios que recibimos y acortado nuestras diferencias respectos de otros lugares. No me resigno a lo primero y no me acomoda ni me tranquiliza lo segundo. Ambas situaciones me animan a seguir luchando por una Extremadura mejor y una España que sea capaz de equilibrar los servicios para todos los españoles, independientemente de la Región/Comunidad/ Nacionalidad o lo que sea donde vivamos. Tan difícil es entender que todos los españoles tenemos los mismos deberes y derechos.
Esta es una premisa que nadie se atreve a contradecir, pero que en la práctica política o en el ardor de las discusiones se pone en tela de juicio aún en contra de nuestros intereses. Incluso utilizando palabras malsonantes como recurso literario y propagandístico.
Y me viene esta rabieta a propósito de aquellos que empiezan a rebajar nuestras pretensiones máximas con respecto al proyecto del ferrocarril para estos próximos años. Además olvidan que la red de comunicación que se pide no es solo una cuestión regional, ya que la situación de Extremadura es clave en la comunicación entre Madrid y Lisboa. Resulta que el AVE pasará en breve por todas las Comunidades de España y así está consignado en los presupuestos Generales. Será el tren del futuro inmediato en el país para todos los españoles menos para los extremeños. ¿Tenemos que conformarnos con esta situación? ¿Es posible que una vez más nos discriminen? ¿Debemos conformarnos con menos aunque mejoren la situación actual, lo que es muy fácil? Por eso estoy de acuerdo con la consigna de “Tren digno en 2017 y AVE en el 2020”
Esta falta de consideración hacia Extremadura y hacia los extremeños me enfada cuando se produce por personas de otros lugares, pero cuando alguien lo acepta y se dice de nuestra tierra, me enerva. Si además este es representante público me subleva. ¿Cómo puede representarnos quien se conforma con ser menos que los demás y quien acepta que nuestros servicios sean inferiores al del resto de los españoles? Pagamos los impuestos que nos corresponden y por ello tenemos derecho a disfrutar de los mismos servicios. Es un postulado básico que ha costado mucho sudor y sangre conseguirlo para que ahora nos lo quieran echar por tierra.

En las charlas que tengo a respecto de esta falta de autoestima relato una metáfora que puede servir para terminar esta reflexión y dejar claro lo que entiendo debe ser la postura de toda Extremadura, ciudadanos, representantes políticos y sociales e instituciones públicas y privadas, en relación a las comunicaciones ferroviarias, la autovías pendientes, las ayudas a la industrialización y para todas las cuestiones que nos afectan. Supongamos que asistimos a una comida para lo que previamente hemos abonado el precio del menú. Y observamos que a todos les sirven jamón ibérico y buen vino, mientras que a nosotros me dan mortadela y vino peleón. Conste que me gusta la mortadela y, en ocasiones, bebo el vino peleón y si es presupuesto solo da para ello toca conformarse, pero todos por igual. Es evidente que reclamaría el mismo servicio y pediría explicaciones por la discriminación. Admito que algunos con poco carácter podrían contentarse con la mortadela y que no dijeran nada, y que otros pudieran buscar escusas para justificar su inacción o llamar la atención para marcar su diferencia, pero cuando se trata de luchar por los derechos de los extremeños debemos exigir los mismos servicios que los de los demás españoles. Tenemos que mantener viva nuestra autoestima para hacernos valer. Así de simple.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Ferrocarril y cine en Extremadura. Alejandro Pachón


El martes, 29 de agosto de 2017, Alejandro Pachón, Publicó un maravilloso artículo sobre el ferrocarril en Extremadura.

Lo hizo extrayendo imágenes de diferentes películas y de su historia personal en relación a los viajes que, en un pasado no muy lejano, se podían hacer por Extremadura y sobre estaciones y apeaderos que recordamos. El texto es ameno y sencillo y refleja su enorme cultura cinéfila y sus dotes maravillosas de escritor.
No es un texto más de los muchos que se han/hemos escrito para reivindicar el tren en Extremadura, es una aportación singular que me he permitido reproducir para su difusión. La comunicación física y cultural es fundamental para el desarrollo de las personas.
Ferrocarril y cine en Extremadura. Alejandro Pachón.
Ferrocarril y cine en Extremadura. Alejandro Pachón.
HOY, 29 de agosto de 2017


Dada la dificultades que pueda tener su lectura en esta imagen del HOY, los lectores pueden acudir a la página de hoy cliqueando en el título del artículo o en el texto a continuación que es copia del mismo.


Las reivindicaciones del colectivo ‘Milana Bonita’, que se unen a las de todos los extremeños que vivimos aislados del resto del mundo, nos hacen recordar ‘Los santos inocentes’, película que icónica e ideológicamente simboliza nuestra condición de marginados

ALEJANDRO PACHÓN RAMÍREZ
Doctor en Historia del Arte E Historiador y crítico de cine
Lunes, 28 agosto 2017.

Las reivindicaciones del colectivo ‘Milana Bonita’, que se unen a las de todos los extremeños que vivimos aislados del resto del mundo, de los que no podemos permitimos vuelos de avión, ni nos gusta o no queremos conducir y nos mareamos en un autobús en el que, probablemente, no haya un W.C. imprescindible para personas de ciertas edades, nos hacen recordar ‘Los santos inocentes’, película que icónica e ideológicamente simboliza nuestra condición de marginados.
Hay una paradoja en esta película que ahonda en nuestra frustración. Una de las secuencias de inicio es la llegada a la estación de Zafra del joven Quirce vestido de soldado mientras en el andén le espera su hermana Nieves. Luego se van a la cantina, donde la chica contará al muchacho las cosas que han ocurrido en su familia durante la estancia en la ‘mili’. Pues bien, en la época en la que transcurre la acción, años sesenta, había muchos más y mejores trenes en nuestra región que actualmente.
Uno, que es familia de ferroviarios y que por tanto viajaba gratis, hacía la ruta Mérida-Sevilla casi todas las semanas. Era un viaje de excesiva duración, teniendo en cuenta la distancia, pero en aquellos vagones de seis asientos –confortables sillones si se iba en primera clase–, se podía mirar el paisaje con la ventana abierta, dormir, estudiar o leer, comer y relacionarse. No era un tiempo perdido ni aburrido. Trenes en los que te podías bajar y subir en las estaciones, ya que, aunque arrancara y estuvieras tomando algo en la cantina, te daba tiempo a subirte sin esforzar mucho el paso.
Antes de que yo pudiera viajar solo, en el expreso de medianoche íbamos y volvíamos mi padre y yo de Mérida a Madrid en el día, a ver alguna película. El tren era nuestro hotel a la ida y a la vuelta. No se dormía mal en los asientos de primera. Por la mañana íbamos al Rastro, a la cuesta de Moyano o al Prado, comíamos en el autoservicio Tobogán, en la Puerta del Sol y luego a alucinar al Teatro Albéniz con su flamante sistema de Cinerama. Mi padre ferroviario disfrutaba tanto o más que yo en la secuencia de ‘La Conquista del Oeste’ en la que Richard Widmark intenta construir el «camino de hierro» pese a los ataques de los comanches y las estampidas de búfalos. Por no hablar del final, cuando el ‘marshall’ George Peppard intenta detener el atraco de Eli Wallach a un tren y que acaba con un descarrilamiento espectacular.
Luego aparecieron los Talgos a Madrid o el ‘Ruta de la Plata’ de Sevilla a Gijón, también con parada en Mérida. Habíamos vencido a los comanches y a los búfalos. La infinita pradera ya era navegable. Y de pronto, no recuerdo cuándo o no quiero recordarlo, todo se vino abajo. Nos quedamos aislados. Empezaron a aparecer ciudades fantasmas que antes estaban llenas de vida gracias al ferrocarril. Desolados apeaderos en ruinas. Casas para trabajadores de Renfe abandonadas.
Los que conocimos Mérida en los sesenta sabemos la importancia que tuvo el ferrocarril en la ciudad. La vitalidad y puestos de trabajo directos e indirectos que proporcionaba y, para los que éramos niños, las noches en la terraza del Cine Ferroviario, de cuyas berenjenas con su palo de hinojo y sus habas fritas ya he escrito en otras ocasiones. Para mí el iconema de aquel cine fue la película ‘Gigante’, en la que me enamoré de Elizabeth Taylor, cuando pasa su luna de miel con Rock Hudson en un tren nocturno y al amanecer su vagón es desenganchado en el apartadero privado del rancho Reata mientras bolas de arbustos llamadas «rosas de Texas» vuelan entre el polvo, con miles de vacas punteando un horizonte inacabable. En ese mismo apeadero y al atardecer descargarán el ataúd que trae al joven mexicano interpretado por Sal Mineo y muerto en la II Guerra Mundial.
En el cine español, cuando alguien llega a un pueblo, lo hace en autobús de línea –cestas con gallinas y maletas de cartón atadas con una soga– mientras que si es a una ciudad lo hace en tren. Sin embargo en las décadas de los cincuenta a los ochenta, un gran número de pueblos extremeños tenían su estación o su apeadero en servicio. Casi todos, incluido El Carrascalejo, el municipio más pequeño de Extremadura. Hay un nostálgico título, ‘El andén’ (Eduardo Manzanos, 1957), en el que Jesús Tordesillas hace de un jefe de estación a punto de jubilarse y cuenta la importancia que tenía el paseo desde el pueblo a la estación durante las veladas nocturnas y del andén como lugar público de esparcimiento que sustituía a la plaza del pueblo. En Villafranca de los Barros, cuando niños, tomábamos una especie de diligencia con caballos por la mañana temprano, el Coche de Correos, que nos acercaba a la estación. A la altura de la fábrica de aceite nos convertíamos en John Wayne disparando a los indios, hasta que llegábamos a la cantina –la estación de postas de nuestro imaginario Pony Exprés– donde mi abuelo se tomaba un café de puchero y una copa de anís charrasco entre el vapor de las máquinas y la niebla.
No soy de los que piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero el caso del tren en Extremadura es una de las excepciones que confirman la regla. No sé si al paso que van las gestiones, me dará tiempo a disfrutar de las ventajas de los descuentos para jubilados. De momento, y visto el veranito que nos han dado, no utilizaré la Tarjeta Dorada, no sea que vaya a quedarme tirado en medio de un páramo mientras viene un autobús a recogerme desde el quinto pino, con destino incierto y sin retrete. Y puede que también nos asalten los apaches. Aunque creo que ya lo han hecho.




jueves, 17 de agosto de 2017

A pie de calle: Exposición fotográfica de Santi Rodríguez

Magnífica exposición que recoge momentos de la reciente historia de Badajoz desde 1987 hasta 1997

Santiago Rodríguez, 'A pie de Calle' Diputación Provincial Badajoz
Exposición de Santi Rodríguez, 'A pie de Calle'.
Sala de exposiciones de la Diputación Provincial de Badajoz
El pasado tres de agosto asistí a la inauguración de la exposición de fotografía de Santiago Rodríguez “Santi”, en la Sala Vaquero Labrador que la Diputación de Badajoz tiene en la calle del Obispo. Es una de las mejores exposiciones que han podido verse en los últimos tiempos en este espacio.

La exposición estará visible hasta el próximo dos de septiembre desde las 10 h. hasta las 14 h. Podrá disfrutarse de 70 fotografías expuestas y otras 200 más que se proyectan en una pantalla, de manera continua. Es una osadía por mi parte poner algunas fotos hechas por mí para dar imagen a la información.  

Santiago Rodríguez, 'A pie de Calle' Diputación Provincial de Badajoz
Imágenes de la exposición
Las imágenes reflejan acontecimientos como la riada de 1997, los campamentos de temporeros portugueses en la orilla del Guadiana, llegada de refugiados bosnios acogidos por familias extremeñas en 1992, el incendio en Lisboa en 1988 y otras con personajes de la sociedad extremeña o que nos han visitado.

Santi Rodríguez, 'A pie de Calle'. Diputación Provincial de Badajoz
Imágenes de la exposición
Su trabajo en HOY y en El Extremadura y en la Diputación Provincial, pero sobretodo su inquietud por captar las situaciones concretas le ha llevado a ser un protagonista especial de nuestra historia reciente. La muestra nos deja unas maravillosas fotografías, pero su trabajo va mas allá de las imágenes expuestas para transmitir sentimientos, vida, pasión que nos comunica. Las representaciones transcienden el hecho que se visualiza para ir al significado de la acción o del momento que se desarrolla.

Santiago Rodríguez, 'A pie de Calle'. Diputación Provincial de Badajoz
Imágenes de la exposición




El HOY (16/08/2017) publicaba una Carta al Director firmada por Manuel Iglesias Segura sobre la exposición y sobretodo sobre su autor- Gracias, Lolo por ahorrarme escribir más porque asumo todo lo que en tu escrito dices. Y por ello, me permito fotocopiar el texto para todos los que quieran leerlo.

En el acto de la inauguración tanto Santi como M. José me hablaron de la dificultad de seleccionar el magnífico y abundante material que tienen. Martín Carrasco, coordinador de la muestra, hablaba de 900 fotografías correspondiente al periodo señalado, entre otras muchas más. Así, que por mi parte espero una continuación de la exposición.
Y a vosotros os animo a visitarla.
Gracias, Santi por mostrarnos tu trabajo.

Mas información, clickeando en los títulos:

* Exposición de fotografía. La Galera Magazine.
* Exposición fotoperiodística. Cultura Badajoz. Magazine digital. 

viernes, 14 de julio de 2017

Nuevas declaraciones del Ministro de Fomento sobre el tren y nueva tomadura de pelo


En los últimos meses las averías del tren Badajoz - Madrid son muy frecuentes. Quedar tirados a los pasajeros en medio del campo o de una estación pequeña es inaguantable. De esto el Ministro no dijo nada.

En los últimos días se han sucedido noticias sobre la línea de tren que debiera unirnos con Madrid o Lisboa con Madrid, pasando por Badajoz. Por mi parte, salvo la campaña que se está organizando a favor del Corredor Sudoeste Peninsular que encabeza Antonio García Salas, lo que oigo y leo son noticias confusas, nuevas promesas de fechas e historias que cuando las analizas surgen muchas dudas y nos vuelven a situar en el furgón de colas.
Las últimas declaraciones del Ministro no hacen más que ratificar la impresión de que nos toman por tontos y que los políticos extremeños con conforman con cualquier cosa, con tal de salir en la foto y darle boato al Ministro. Como tiene que ser, así nos va.
Hace unos días (HOY, 08/06/2917) el Gerente de Construcción de Adif, daba información sobre el desarrollo del proyecto y señalaba algunas fechas, que sugerían (realmente no era así) que en 2020 podrías ir en un tren de alta velocidad a Madrid aunque hablaba de un tren diésel. Mi respuesta indignada apareció al día siguiente (HOY, 09/06/2917). En mi blog señalaba que los extremeños tenemos los mismo derechos que el resto de los españoles y añadía algunas otras cuestiones y señalaba dos líneas mejorar lo que hay para tener un tren digno aunque sea lento y tener AVE o tren de alta velocidad no más tarde que el reto de los españoles.

Ayer el Ministro de Fomento se refirió a tren y, curiosamente, no dio la misma información que el gerente de Adif, en referencias a las fechas, ni en los contenidos de las obras donde, además, habló de un nuevo trayecto que no me parece mal pero que, en parte, dijo está por definir y que “requiere de un nuevo estudio informativo”. Se supone que debieran decir lo mismo, el político y el que está encargado de ejecutarlo.
A pesar, de estar en un día donde, una vez más, los pasajeros del tren se habían tenido de bajar del tren, no se refirió a ello (en los medios no aparece nada) y, lógicamente, no tuvo ningún compromiso para mejorar la situación actual, que no necesita mucha inversión. El Periódico Extremadura señala que “Un fuego obliga a evacuar a los pasajeros ... Los 90 viajeros esperaron dos horas a que otro convoy les llevara a la capital. Es el segundo incidente ocurrido en esta línea en menos de un mes” (14/07/2017). Hay algunos vídeos en la red que muestran la situación lamentable. HOY (14/07/2017) señala que “Pasajeros extremeños necesitaron ayer tres trenes para llegar a Madrid”. Escandaloso que esto suceda y no nos manifestemos. Nos conformaremos con la editorial de El Periódico Extremadura, denunciando la situación. Bravo por su Director. E el artículo de Pablo Calvo en HOY (15/07/2017) que reproduzco al final de la entrada. Muy bien Pablo.

La segunda situación hace referencia a las declaraciones del Ministro, obviamente, por lo que dice la prensa regional. Algunas de las cosas que dijo que son para escandalizar sabiendo que los presupuestos nacionales señalan que en 2013 todas las regiones tendrán AVE, salvo alguna/s uniprovincial. Pero en cualquier caso, tendrán cerca un AVE o un tren de alta velocidad. Todas menos Extremadura.
Para empezar da una nueva promesa “El viaje en tren de Badajoz a Madrid durará dos horas y 53 minutos una vez que entre en servicio el tramo Plasencia-Talayuela (Oropesa), de unos setenta kilómetros y que se prevé esté finalizado en el año 2023.” (HOY, 13/07/2017).
Pero cuando leemos la letra pequeña se dice:
Dos veces avisó que son "estimaciones muy groseras y burdas", entre otros motivos porque no tienen en cuenta las paradas, que las habrá. Las estaciones de Badajoz, Mérida, Cáceres, Navlamoral, Plasencia y Talavera no están diseñadas y no tienen fechas.
“Hay cinco tramos que están parados (Arroyo de Santa María-Navalmoral de la Mata, Casatejada-Toril, Toril-Río Tiétar, Río Tiétar-Malpartida de Plasencia y Malpartida de Plasencia-Estación de Plasencia). Reconoció que los proyectos, todavía no están redactados y que las obras duran 36 meses (tres años). Se le olvidó decir el tiempo entre que se pide el proyecto y se inician las obras.
La nueva modificación de la que señaló había que hacer un nuevo estudio informativo está en pañales.
De la conexión con Portugal que señaló que era el motivo principal de la línea tampoco dijo nada.


No sigo porque me caliento. No creo que sea para estar contentos porque nos digan que nos va a seguir dando migajas.

Un nuevo artículo en HOY (15/07/2017)
Una aventura peligrosa Pablo Calvo HOY Tren Extremadura
Pablo Calvo, Una aventura peligrosa (HOY, 15/07/2017)

martes, 11 de julio de 2017

Fuentes de estrés y emociones en el profesor de Matemáticas de secundaria, en la provincia de Badajoz

estrés, emociones, enseñanza de las Matemáticas, profesorado de Matemáticas Secundaria


Los niveles de estrés laboral, las emociones, las actitudes, ... influyen de manera importante en la enseñanza/aprendizaje y, consecuentemente, en el rendimiento escolar

 Este 10 de julio de 2017 se ha leído, en la Universidad de Extremadura, la última tesis que he dirigido, en este caso conjuntamente con mis compañeras y amigas Eloisa Guerrero Barona, Profesora Titular de Psicología Evolutiva y de la Educación y Ana Caballero Carrasco, Ayudante Doctora de Didáctica de la Matemática, ambas en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura.
El objeto de investigación era indagar acerca del estrés y las emociones del profesorado de Matemáticas de la provincia de Badajoz y se enmarcaba dentro de uno de los proyectos nacionales y regionales que nos concedieron hace unos años. Ha sido un estudio cuantitativo que nos ha permitido, además, construir, validar y aplicar un cuestionario específico cuyos resultados nos han dado una fotografía muy interesante sobre la situación del profesorado en nuestra provincia.

Es evidente que la situación personal del profesorado influye, de manera muy importante, en la enseñanza/aprendizaje y, por ende, en el rendimiento escolar en todas las materias del currículo. Por ello, es importante conocer y describir, de manera precisa, las situaciones que le influyen, sus inquietudes, y sus necesidades, entre otras cuestiones, para poder tomar decisiones que ayuden a mejorar la calidad de la enseñanza. Eso es lo que se ha realizado en relación a los niveles de estrés que puedan tener y su relación con la alegría, tristeza, ira y miedo que puedan originar.
Muchas son las situaciones que se viven en las aulas que condicionan la actividad profesional del profesor de Matemáticas, en este caso. Unas tienen que ver con las condiciones donde se desarrolla el trabajo como la violencia en las aulas, la relación y/o implicación con las familias (alumnos y padres) que en demasiadas ocasiones no valoran la educación, la falta de interés y motivación del alumnado, la baja consideración social de la docencia, la relación con los compañeros, etc.
estrés, emociones, enseñanza de las Matemáticas, profesorado de Matemáticas Secundaria
Una diapositiva de la presentación de la tesis
Otras con las actuaciones de la administración como los continuos cambios en la política educativa, los currículos excesivos que provocan presiones en el tiempo, los programas inadecuados de formación inicial y permanente y la falta de promoción, entre otros.
Finalmente, con la propia materia o los procesos de enseñanza/aprendizaje en el siglo XXI como la relación con el contenido matemático y su organización en el aula, los bajos resultados en las evaluaciones de los alumnos, su falta de motivación e interés, la atención a la diversidad, el uso (o no uso) de las TIC/TAC (algunas ya no tan nuevas) para enseñar conocimiento matemático, etc.

El profesorado debe ser consciente de la repercusión que estas situaciones, a las que se enfrenta cada día, y reflexionar sobre ellas, ya que influyen sus actitudes, emociones y, consecuentemente, en su práctica docente y en el rendimiento de sus alumnos.
La administración debe considerar estos estudios para poder hacer programas adecuados que ayuden a los profesores a mejorar su actividad profesional cada día. Uno de los resultados más contundentes hace referencia a que los programas de formación permanente del profesorado no tienen en cuenta las necesidades profesionales ni personales de los profesores de Matemáticas. Supongo que al resto le pasará igual.

En cualquier caso, tengo la sensación que es predicar en el desierto.

martes, 4 de julio de 2017

El País de las Maravillas, nueva extensión de Librería Universitas en Badajoz

Librerías Universitas Librería especializada en libros infantiles, juveniles y juegos educativos
Libros para pensar, disfrutar y compartir

Librerías Universitas





Su objetivo es que El País de las Maravillas sea un espacio cultural, donde los más pequeños disfruten de los materiales y actividades que les son propias.




Algo de historia local:
Cuando tuve conocimiento que Librería Universitas abriría un nuevo espacio infantil pensé que debía hacerle una entrada en mi blog. No es solo por esta nueva iniciativa, una más en su larga trayectoria como libreros, sino que me vinieron a la memoria a la memoria muchísimas anécdotas que me une a esta librería y sus dueños, que han sabido desde el principio apostar por la cultura y luchar por dinamizar la sociedad pacense en todos los campos que les son propios.

Mi relación con Chema y Ester es anterior a la apertura de la primera librería en 1973 y me recuerda sus primeros pasos con la editorial Anaya. Desde entonces he seguido con interés sus propuestas por siempre novedosas y arriesgadas, en algunos momentos.
Como indican en su página "pronto se convirtió en la librería de los estudiantes universitarios y lectores más comprometidos con la cultura y con Extremadura. Escritores, periodistas, maestros, profesores, extremeños inquietos de nuestra región vieron en Universitas el lugar de encuentro, de tertulia y de tranquilidad, junto a los libros". Doy fe que esto es cierto. De esta época me viene a la memoria los nombre de Domingo y Antonio que siguieron en el oficio, pero en otras iniciativas propias.

Pegó el salto para crear, solo dos años después, Universitas Editorial, que recoge autores diversos y temas como la literatura e historia en Extremadura, gastronomía, folclore, vegetación y fauna, etc. 
En Universitas Editorial tengo un libro publicado en 1993: Consideraciones elementales sobre la resolución de problemas de Matemáticas (en Publicaciones Educación Matemáticas de este blog). Su interés por el conocimiento y la formación de los escolares les llevó a patrocinar un concurso sobre Problemas de Matemáticas Recreativas que tuvo enorme éxito entre los lectores de HOY y centros de secundaria de la región. Esperemos que en el Museo de las Ciencias y las Tecnología de Badajoz podamos reeditar este  concurso.

Librerías Universitas En 1993 abrieron un nuevo espacio (Avda Ramón y Cajal, 11) que es el que hoy conocemos y visitamos para hojear y/o comprar libros o bien asistir a alguna de las presentaciones y firma de libros o coloquios que se organizan.

Es inevitable que cuando entramos en la librería ver a Angelito saludándonos y mirándonos de reojo, pendiente de nuestras necesidades e inquietudes.

Estoy seguro del éxito de esta nueva iniciativa.



Librerías Universitas