domingo, 28 de septiembre de 2014

El parque del Rivilla y Calamón. Un paseo muy agradable.




Esta mañana he vuelto a pasear por el parque se se ha construido entorno a los ríosRivilla y Calamón, a su paso por Badajoz. A partir de las luctuosas riadas deNoviembre de 1977, cuando se planteó con seriedad canalizar ambos ríos y salvaguardar una zona para posibles inundaciones. Con anterioridad había habido otras propuestas que no se llegaron a tener en cuenta.
Desde entonces son muchos los millones de pesetas y de euros que se han gastado en su canalización y en el parque que los circunda. Un lugar que transitamos, con más o menos frecuencia, muchos pacenses ya sea andando, corriendo o en bici. Magnífica zona para relajarse o para hacer ejercicio.
Pero, esta mañana me he ido fijando en el interior del canal, y tengo que decir que me he venido un poco triste, por decir algo suave.
En primer lugar, la numerosas y frondosa vegetación (hasta un pino de unos dos metros de alto) que ha crecido en el interior del canal muestra un abandono completo de las autoridades. Se hacen las obras y luego no se programa su mantenimiento. Y, en este caso, al margen de quien tenga las competencias últimas el principal culpable es el Ayuntamiento de Badajoz que quien debe preocuparse de los problemas que tenemos y exigir el arreglo, si no es de su competencia, al responsable. La fauna es también abundante y no de la mejor. ¿Qué trabajo hubiera costado destinar dos o tres personas que una vez a la semana se pasaran por allí impidiendo (limpiando y/o desbrozando) que se llegara a esta situación? Mucho dinero se tendrá que volver a invertir para su limpieza.
La segunda reflexión es sobre el comportamiento ciudadano ya que las latas, botellas o bolsas de plástico son frecuentes a lo largo del canal. Si están en el canal es porque alguien las ha arrojado. No tienen ningún motivo para ello más que su falta de educación y civismo. O dicho en lenguaje cotidiano son unos guarros.
Es una pena porque un lugar muy agradable presente esta imagen de suciedad, abandono y malos olores.